Saltar Menú e ir a contenido de la página
Accesabilidad Universal
Reducir texto
Aumentar texto
Contraste

MARI MARI KOM PUCHE · IORANA KORUA· KAMISARAKI

Preguntas Frecuentes

Por lo dispuesto en el Convenio 169 de la OIT, específicamente, lo dispuesto en su artículo 6° que dispone: Cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas que les afecten directamente a los Pueblos Indígenas los gobiernos deberán consultar a los pueblos interesados mediante procedimientos apropiados, estos deben realizarse de buena fe y de manera flexible con la finalidad de llegar a un acuerdo. En este caso, nos encontramos frente a una Medida legislativa, es decir, un anteproyecto de ley iniciado por el Presidente de la República que es susceptible de generar una afectación directa sobre los pueblos indígenas en el ejercicio de sus tradiciones y costumbres ancestrales, prácticas religiosas, culturales o espirituales, o la relación con sus tierras indígenas.

Normativa que regula la Consulta:

CONVENIO 169 DE LA OIT

Consultar a los pueblos interesados, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas, cada vez que se prevean Medidas Legislativas o Administrativas susceptibles de afectarles directamente (Artículo 6).

DECRETO SUPREMO N°66 DEL MINISTERIO DE DESARROLLO SOCIAL

Se entiende por medidas legislativas los anteproyectos de ley y anteproyectos de reforma constitucional, o la parte de estos que afecten a los Pueblos Indígenas (Artículo 7).

El órgano de la Administración del Estado que deba adoptar la medida objeto de consulta, será el responsable de coordinar y ejecutar el proceso de Consulta (Artículo 12).

Los principios de este proceso se basan fundamentalmente en lo dispuesto por el Convenio 169 de la OIT, de manera de alcanzar el objetivo de lograr acuerdos con los pueblos indígenas respecto de la medida propuesta, respetando sus necesidades y derechos, siendo principalmente; el carácter previo, la buena fe; y, flexibilidad.

El carácter previo de la consulta, debe permitir a los pueblos indígenas participantes la capacidad de participar en el proceso con la debida antelación para que los consultados tengan una real posibilidad de influir en la medida que es susceptible de afectarle directamente.

La buena fe, es un principio o estándar ético de conducta que se debe respetar durante todo el proceso de Consulta Indígena, en virtud del cual se comprende que la totalidad de los representantes de los pueblos indígenas y del Ministerio de Desarrollo Social y Familia que participarán del proceso deberán hacerlo de manera íntegra y honesta, haciendo uso de diálogos sinceros, buscando acuerdos basados en la confianza y el respeto mutuo, la transparencia y responsabilidad, en ausencia de presiones o coacción.

La buena fe implica para el Estado actuar con diligencia y disponer los medios necesarios que permitan generar las condiciones para que los pueblos indígenas puedan intervenir de manera real y efectiva, en un plano de igualdad. Esta coherencia es la que permitirá la participación efectiva en torno a la propuesta de modificación de la Ley Indígena N° 19.253 y se traduce en las siguientes directrices:

  • El proceso debe ser amplio y representativo.
  • Las consultas deben ser previas.
  • Los procedimientos deben ser apropiados y mutuamente acordados.
  • Buscar acuerdos basados en derechos y asegurar su cumplimiento.
  • Disposición al diálogo y negociación genuinos.
  • Adopción de decisiones por consenso.
  • Establecer clima de confianzas.
  • Garantizar condiciones de igualdad.
  • Flexibilidad para el desarrollo del proceso de acuerdo a condiciones y características territoriales.
  • Proporcionar información oportuna y transparente.
  • Garantía de cumplimiento de acuerdos alcanzados.

La flexibilidad, es un principio rector en el proceso en cuya función se pueden ajustar los tiempos a las realidades locales y socioculturales de los pueblos indígenas consultados, pues se asume que los tiempos y mecanismos de toma decisiones del Ejecutivo no son necesariamente similares a los de dichas comunidades. Asimismo los órganos responsables deberán considerar la naturaleza, contenido y complejidad de la medida a consultar.

La modificación de los tiempos puede ocurrir durante las distintas etapas del proceso, por motivos justificados, tales como: situaciones de fuerza mayor (condiciones climáticas, mal estado de los caminos, celebraciones locales, etc.), temas emergentes, entre otros. Los pueblos indígenas o sus instituciones representativas afectadas directamente por la medida a consultar, pueden sumarse a la Consulta Indígena en cualquier momento del proceso, respetando lo obrado.

Para efectos del DS N° 66 el artículo 5° señala que: “se consideran Pueblos Indígenas, aquellos que define el artículo primero del Convenio N° 169 de la Organización Internacional del Trabajo y que estén reconocidos en el artículo 1° de la Ley N° 19.253. Se entenderá que una persona es miembro de alguno de los pueblos indígenas cuando cumpla con lo establecido en el artículo 2° de la Ley N° 19.253”.

El artículo 6° del DS N° 66, reglamenta los sujetos e instituciones representativas para los procesos de Consulta según el alcance de la afectación que sea susceptible de afectarles directamente, y se señala que una vez efectuada la convocatoria “cada pueblo deberá determinar libremente sus instituciones representativas, tales como las organizaciones indígenas tradicionales, comunidades indígenas o asociaciones reconocidas en conformidad a la Ley N° 19.253”.

Este proceso de Consulta por ser una medida legislativa que afectará a los 9 Pueblos Indígenas reconocidos por la Ley N° 19.253 tendrá una cobertura nacional. En este ámbito se espera que participen:

  • Representantes indígenas electos en Consejo Nacional de CONADI.
  • Comisionados electos de la Comisión de Desarrollo de Isla de Pascua.
  • Lonkos de las comunidades indígenas referidas en artículos 9 y 10 de Ley N° 19.253.
  • Caciques Huilliches reconocidos en artículo 61 de la Ley N° 19.253.
  • Consejo de Ancianos de Rapa Nui referido en artículo 68 en la Ley N° 19.253.
  • Consejo Nacional Aymara.
  • Consejo de Pueblos Atacameños.
  • Consejos Directivos de las Área de Desarrollo Indígena.
  • Representantes de Asociaciones indígenas.
  • Representantes de Comunidades indígenas.
  • Otras autoridades tradicionales y religiosas de los Pueblos Indígenas.
  • Entre otros.

Etapa Planificacióndel proceso de Consulta: Esta etapa considera reuniones en que se entregará información preliminar, se acordará la metodología y los intervinientes.


Etapa Información: Entrega de información y difusión del proceso de Consulta. El Ministerio de Desarrollo Social y Familia entrega a los pueblos indígenas la totalidad de antecedentes sobre la medida a consultar.


Etapa Deliberación Interna: El ministerio facilitará las condiciones y recursos humanos para que los pueblos puedan reunirse a analizar, estudiar y determinar sus posiciones sobre la medida a consultar, de manera que puedan preparar la etapa de diálogo. Esta etapa termina cuando se realizan los cierres regionales, los cuales tienen por objetivo consensuar una postura entre los dirigentes y llevar al diálogo nacional.


Etapa Diálogo Nacional: Diálogo entre pueblos indígenas y Ministerio de Desarrollo Social y Familia. Tiene por finalidad la búsqueda de acuerdos sobre la medida a consultar.


Etapa Sistematización: Sistematización de información, entrega de resultados y término del proceso. Entrega del informe final y expediente de la Consulta Indígena.


* Cada etapa se puede desarrollar en un periodo no superior a los 25 días hábiles

Una vez concluida la Consulta Indígena, cuya finalidad es llegar a diversos acuerdos sobre las medidas a consultar, el Ministerio de Desarrollo Social y Familia ingresará el proyecto de ley al Congreso que actualice la Ley Indígena 19.253, respetando los resultados del proceso de consulta. Respecto de las medidas sobre las cuales no se logre acuerdo, el informe final del proceso que presente el Ministerio deberá dar cuenta de las posiciones finales de ambas partes y dar cuenta de los esfuerzos realizados por llegar a acuerdos.

Para participar en esta Consulta debe pertenecer a uno de los nueve pueblos indígenas reconocidos por la Ley Indígena (N°19.253): Aimara, Quechua, Atacameños, Colla, Diaguita, Rapa Nui, Mapuche, Kawashkar y Yagán.

  • 1) Acérquese a la Secretaría Regional Ministerial y/o CONADI, para saber cuáles serán los lugares y horas de los encuentros territoriales.
  • 2) Participa en los encuentros territoriales en el lugar, fecha y hora indicados.
  • 3) Si participa en los encuentros territoriales, recuerde dejar registro de su participación con el encargado (a) de acta del encuentro.
  • 4) Manténgase actualizado sobre lo que está sucediendo durante la Consulta a nivel nacional en esta página web.

Se ha invitado a participar del proceso de consulta indígena, en calidad de observadores del proceso, al Instituto Nacional de Derechos Humanos y al Sistema de Naciones Unidas. Dichas instituciones participaran en las distintas etapas del proceso de forma aleatoria en las distintas reuniones del mismo. Ambas instituciones entregaran un informe respecto de su participación en el proceso.

Se ha suscrito un convenio de colaboración con la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile para que realice una recopilación y sistematización de las etapas de Deliberación Interna y Diálogo a nivel nacional del proceso de consulta indígena del año 2019.

Un buen diálogo

trae buenos acuerdos.